Salmo para la salud quebrantada severamente

¿Tenías el conocimiento que proclamar un salmo para la salud y tener verdadera fe, puede levantar a todo enfermo? Sólo basta confiar y creer en Dios, porque para el que cree, todo es posible.

salmo-para-la-salud-2

índice de Contenido

Salmo para la salud

Si bien Jesucristo llevo todas las enfermedades y las clavó en la cruz no podemos perder la perspectiva que habitamos en cuerpos físicos que se van desgastando con el paso del tiempo. Así que estamos expuestos a situaciones ambientales que pueden afectar nuestra salud física, con resfriados, alergias y uno que otro padecimiento de mayor complejidad.

Lo que si debemos tener claro como creyentes de que Jesús resucitó y logró la victoria para nosotros yendo a la cruz. Es que al resucitar nos dejó su Espíritu Santo que es el que fortalece nuestro hombre interior a pesar que el cuerpo envejezca y se debilite:

2 Corintios 4:16 (PDT): Por eso, no nos damos por vencidos. Es cierto que nuestro cuerpo se envejece y se debilita, pero dentro de nosotros nuestro espíritu se renueva y fortalece cada día.

Además, la Biblia nos habla sobre la sanidad y Jesús abrió el camino para poder entrar confiadamente al trono de la gracia. Pudiéndonos presentar delante de nuestro Padre Dios y en actitud de rendición y agradecimiento, suplicar nos conceda salud tanto física como espiritual.

La Biblia nos ofrece una gran cantidad de versículos que nos llenan de aliento cuando de salud se trata. Sobre todo, en el libro de los Salmos, el cual contiene alabanzas y suplicas muy efectivas para estos momentos.

En este sentido a continuación te compartimos una selección de salmo para la salud. Y cómo todos estos versículos pueden ser una fuente de ánimo, fortaleza, esperanza y consuelo para en situación de enfermedad.

Un salmo para la salud espiritual y física

Como ya mencionamos anteriormente Dios concede a sus hijos una salud plena. Y nuestro espíritu se renueva al enfocar nuestra mente y pensamientos en las bendiciones que Dios nos promete en su palabra.

Promesas que en su tiempo perfecto las cumplirá, Dios solo nos pide mantenernos en fe; confiados en lo que ya su boca proclamó:

Salmo 103:1-3 (TLA): ¡Con todas las fuerzas de mi ser alabaré a mi Dios! 2 ¡Con todas las fuerzas de mi ser lo alabaré y recordaré todas sus bondades! 3 Mi Dios me perdonó todo el mal que he hecho; me devolvió la salud.

Este salmo para la salud nos dice que siempre debemos recordar todo lo que Dios ha hecho por nosotros. Y como en medio de las dificultades no nos abandona, sino que va con nosotros tomándonos de la mano, porque su poder es ilimitado.

Debemos recordar ante todo la dádiva de su gracia de concedernos la vida eterna por medio de Jesucristo. Dios nos rescató del pecado, perdonándonos y dándonos la salvación.

Te invitamos también a entrar y meditar en estos Salmos para la salud del cuerpo y el espíritu, entrando aquí. Porque muchas veces atravesamos por alguna afección y necesitamos recurrir a la fe que tenemos puesta en Dios, con el propósito de que Él sane nuestro cuerpo y espíritu, proclamando su palabra.

salmo-para-la-salud-3

Alabemos, en la enfermedad Dios escucha nuestro clamor

En el salmo 107 encontramos una alabanza del pueblo judío en peregrinación. Es un cántico que alaba la bondad de Dios, el cual fue cantado por los judíos errantes al entra nuevamente a la tierra prometida.

Pero, este salmo en la actualidad tiene un poder muy especial para nosotros, porque resulta de gran bendición para la fe cristiana. Ya que esta alabanza nos habla de la protección de Dios y como Él nos libra de las aflicciones, escuchando nuestro clamor:

Salmo 107:19-20 (NTV): 19 – ¡Socorro, Señor! -, clamaron en medio de su dificultad, y él los salvó de su aflicción. 20 Envió su palabra y los sanó; los arrebató de las puertas de la muerte.

El pueblo clamó y Dios envió la orden para dar salvación y sanidad. Creamos en el poder de Dios, para Él no existe, imposible cuando está en su voluntad la decisión de sanar.

Recibe ánimo si estás pasando por un tiempo de angustia, que hace que exclames de lo más profundo de tu ser: Dios mío ayúdame estoy desesperada y angustiada. En este artículo encontrarás algunos versículos bíblicos que te ayudarán a retomar nuevamente la esperanza.

Un Salmo para la salud es también una oración a Dios

El salmo 6 de la Biblia específicamente es una oración que intercede por la misericordia del Señor en tiempo de tribulación, como puede ser la enfermedad. Te animamos a orar como lo hacía el salmista David, bien sea por tu salud o por la de algún semejante:

Salmos 6: 1-5, 9 (PDT): El Señor es compasivo

1 SEÑOR, no me corrijas con enojo, no me castigues con furia.

2 Ten compasión de mí SEÑOR, estoy enfermo.

SEÑOR, sáname que estoy débil y me duele todo el cuerpo.

3 Estoy aterrorizado, y tú, SEÑOR, ¿cuándo me aliviarás?

4 SEÑOR, cambia de actitud y rescátame.

Salva mi vida por tu fiel amor,

5 porque los muertos no tienen memoria de ti.

¿Quién te alabará en el mundo de los muertos?

9 El SEÑOR escuchó mis ruegos;

el SEÑOR aceptó mi oración.

¡Gracias Señor!

salmo-para-la-salud-4

En un salmo para la salud Dios nos dice: ¡No estás Solo!

Por lo general las alabanzas de los salmos nos animan diciendo que el Señor está con nosotros y que no estamos solo en la situación que estemos enfrentando. El salmista en su cántico del salmo 38 nos lo dice, que Dios conoce todas nuestras penas y no nos deja solo en ellas:

Salmos 38 (DHH): Oración pidiendo la ayuda de Dios

3 (4) Por tu enojo debido a mis pecados, todo mi cuerpo está enfermo; ¡no tengo un solo hueso sano!

5 (6) Por causa de mi necedad, mis heridas se pudren y apestan.

6 (7) Todo el día ando triste, cabizbajo y deprimido.

7 (8) La espalda me arde de fiebre; ¡tengo enfermo todo el cuerpo!

8 (9) Estoy completamente molido y sin fuerzas; ¡mis quejas son quejas del corazón!

9 (10) Señor, tú conoces todos mis deseos, ¡mis suspiros no son un secreto para ti!

10 (11) Mi corazón late de prisa, las fuerzas me abandonan, ¡aun la vista se me nubla!

11 (12) Mis mejores amigos, y hasta mis parientes, se mantienen a distancia, lejos de mis llagas.

15 (16) Yo espero de ti, Señor y Dios mío, que seas tú quien les conteste.

16 (17) Tan sólo pido que no se rían de mí, que no canten victoria cuando yo caiga.

21 (22) Señor, ¡no me dejes solo! Dios mío, ¡no te alejes de mí!

22 (23) Dios y Salvador mío, ¡ven pronto en mi ayuda!

Gracias mi Dios

¡Amén!

Los salmos para la salud, así como toda la palabra de Dios tiene poder para sanar

Proclamar la palabra de Dios sea a través de las alabanzas en los cánticos de los salmistas o del resto de los textos bíblicos tienen poder para sanar, cuando la guardamos en el corazón. Por eso te traemos también para compartir contigo algunos versículos para proclamar en momentos de enfermedad y que el Señor otorgue sanidad de acuerdo a su voluntad.

Proverbios 4:20-22 (PDT): 20 Hijo mío, presta atención a lo que te digo y escucha atentamente mis palabras. 21 No las pierdas de vista, tenlas siempre presente. 22 Ellas dan vida a los que las escuchan; son como la salud para el cuerpo.

Isaías 53:4 (RVA-2015): Ciertamente él llevó nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores. Nosotros lo tuvimos por azotado, como herido por Dios y afligido.

Santiago 5:14b-15 (PDT): 14b oren por él y para que lo unjan con aceite en el nombre del Señor. 15  Si esa oración es hecha con fe, sanará al enfermo y el Señor lo levantará. Si ha pecado, el Señor lo perdonará.

Para seguir alimentando tu fe te invitamos a entrar aquí y conocer ¿Cuáles son las 3573 promesas de la Biblia y quién las hizo? Además podrás aprender cómo apropiarte de ellas para obtener la protección y bendición de Dios en todo momento y lugar.

Deja un comentario