La paz de Dios: la verdad está escrita en la biblia

Entra en este artículo y conoce junto con nosotros lo que representa, la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento. Esta es la tranquilidad que todo creyente está llamado a portar, para poder sobrellevar y enfrentar todas las tribulaciones a lo largo de su vida.

la-paz-de-dios-2
¡Qué lindo es tener la paz de Dios!

La paz de Dios

Dios nuestro Padre y creador da su paz, a cada uno de los que somos sus hijos e hijas por medio de Cristo Jesús. Más sin embargo, la paz de Dios es muy diferente a aquella a la cual la gente del mundo cree entender como tal.

Porque la que Dios nos ofrece tiene la capacidad de proteger nuestro corazón y entendimiento. Lo que hace que ella permanezca en nosotros aun en los tiempos malos o de tribulación, y esto es lo que le es difícil de comprender a la gente de este mundo, como está escrito:

“Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará sus corazones y sus mentes en Cristo Jesús.” (Filipenses 4:7 – RVA-2015)

Pero, acaso los que ya somos de Cristo ¿no estamos en el mundo?, pues sí, esto es cierto, no obstante, no somos del mundo. En este sentido te invitamos a ingresar al artículo, En el mundo, pero no del mundo: ¿Qué significa esto?

¿Por qué esta si permanece?

Ella permanece en nosotros principalmente por la confianza que depositamos en Él. Como cristianos dejamos de hacer nuestra voluntad para depender de Cristo, obedeciendo la palabra de Dios, quien es nuestro Padre y creador.

En esta paternidad de Dios es que nos sentimos seguros, porque: ¿Qué padre no desea lo mejor para sus hijos?, cuanto más no deseará Dios para sus hijos. Esta seguridad nos las da la convicción de saber que tenemos un Padre que es Dios Todopoderoso, omnipresente, omnisciente y amoroso.

Es por ello que todo aquel que está en Cristo, puede experimentar una seguridad plena. Sin espantarse ante eventos inesperados, sin sentir temor al futuro.

Porque su confianza esta puesta en el Señor y no en el hombre ni en las cosas del mundo. Es por ello que podemos entonces disfrutar de una satisfacción plena, sintiendo contentamiento y gozo permanente.

No obstante, la gente en el mundo a través de los años ha perseguido la paz, porque su deseo es vivir en tranquilidad y sosiego. Pero, en un contexto errado de paz, porque tienen el mal concepto de que ella es la carencia de guerra, conflictos o problemas.

En general y humanamente, a la paz se le atribuyen términos como: Tranquilidad, bienestar, satisfacción, estar libre de perturbaciones o preocupaciones, prosperidad, buena salud, sin conflictos, descanso, entre otros. Como podemos ver todos estos términos están relacionados con lo físico y lo externo o lo que rodea al ser humano.

Más el tema que trata este artículo es la paz interna y duradera que puede experimentar el hombre por medio de Cristo. Y esta no es más que la verdadera Paz de Dios en nosotros, la que sobrepasa cualquier entendimiento.

¡Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres paz de buena voluntad!

El Shalom de Dios del Antiguo Testamento

En el Antiguo Testamento el término paz está representado en la palabra hebrea Shalom. Y desde allí podemos ver la importancia que le asignaban al Shalom de Dios, todas las personas de todas estas generaciones.

El Shalom de Dios en los tiempos antes de Jesucristo, era inmensamente anhelada, deseada y esperada por el pueblo hebreo, veamos la siguiente cita como ejemplo:

Isaías 32:16-18 (RVA 2015)

“16 entonces habitará el derecho en el desierto, y la justicia se establecerá en el campo fértil. 17 El efecto de la justicia será paz; el resultado de la justicia será tranquilidad y seguridad para siempre. 18 Mi pueblo habitará en una morada de paz, en habitaciones seguras y en frescos lugares de reposo.”

Además, el Shalom de Dios era usado como el saludo habitual entre personas, en la cultura judía. De hecho, al día de hoy los judíos, mantienen este saludo “El Shalom de Dios sea contigo”, entre ellos.

Te invitamos ingresando aquí, a conocer sobre, Jehovah Shalom. El significado de este nombre de Dios, es tan simple y sencillo como Jehovah es paz. Y lo podemos encontrar en el libro de Jueces 6:24, en la historia de la gran promesa de Dios dada a Gedeón.

la-paz-de-dios-3

Lo que la Biblia declara sobre la paz de Dios

En la Biblia podemos encontrar varias afirmaciones que declaran y proclaman la paz de Dios. Veamos estas verdades en las siguientes citas bíblicas:

-Nuestro creador y Padre es un Dios de paz:

Que Dios mismo, el Dios de paz, los haga a ustedes perfectamente santos, y les conserve todo su ser, espíritu, alma y cuerpo, sin defecto alguno, para la venida de nuestro Señor Jesucristo.” (Tesalonicense 5:23: DHH)

“Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás debajo de los pies de ustedes. La gracia de nuestro Señor Jesús sea con ustedes.” (Romanos 16:20 – RVA-2015)

«Porque Dios es Dios de paz y no de confusión. Siguiendo la práctica general de las comunidades cristianas.” (1 Corintios 14:33 – DHH)

-Las escrituras anuncian al Mesías como “El Príncipe de paz”, identificando a nuestro Señor Jesucristo:

“Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” (Isaías 9:6 – LBLA)

En el Antiguo Testamento se encuentran varias profecías mesiánicas que describen el reino de paz que trajo Cristo en su primera venida. Esta obra de Jesucristo es concedernos en Él la paz de Dios, con ella podemos experimentar la tranquilidad interior en gozo y conciencia.

Más en la segunda venida de Cristo se afirmará de forma definitiva la paz verdadera. Por tanto, habrá verdadero reposo, descanso, seguridad, salud, alegría y plenitud de gozo. Sólo Jesucristo en su segunda venida será el autor de la paz universal.

-No obstante, nosotros como cristianos estamos llamados a ser propiciadores pacificadores. Tanto en lo personal como al relacionarnos con las demás personas.

“Dios envió un mensaje a los hijos de Israel, y en él les anunciaba las buenas noticias de la paz por medio de Jesucristo, que es el Señor de todos.” (Hechos 10:36 – RVC)

(Visited 46 times, 1 visits today)

Deja un comentario