El gozo del Señor: La alegría de permanecer en Él

Entra en este artículo y conoce con nosotros lo qué quiere decir la expresión “El gozo del Señor”, y la alegría de vivir en su palabra. Esta es una frase por la que algunas personas piensan que los cristianos estamos locos, ¡Descubre aquí por qué!

el-gozo-del-señor-3

¿Qué es el gozo del Señor?

Para explicar o poder entender lo que es el gozo del Señor, es conveniente revisar en nosotros ciertos aspectos. Por ejemplo, cuando pasamos por aflicciones, contrariedades o pruebas en nuestras vidas:

  • ¿Cómo respondemos o reaccionamos ante estas situaciones?
  • ¿Dejamos que estos momentos difíciles nos desanimen?
  • ¿Nos volvemos menos amigables o menos tolerantes?
  • Si todo marcha bien o, si las cosas marchan no de la mejor manera ¿Existe alguna diferencia en nuestra reacción, en nuestro comportamiento o inclusive en nuestra expresión en el rostro?

Porque cuando aceptamos a cristo como nuestro salvador personal, debemos estar conscientes que nuestro nombre fue escrito en el libro de la vida y fuimos sellados con su Espíritu Santo.

Efesios 1:13 (BLPH):

“Y también ustedes, los que han escuchado el mensaje de la verdad, la buena noticia de salvación, al creer en Cristo han sido sellados con el Espíritu Santo prometido.”

De manera que en Cristo somos salvos y esta gran verdad nos hace estar en gozo. Nos hace ser más allá que una persona feliz, estar en una alegría constante de permanecer en el Señor en cualquier circunstancia o situación.

La alegría del cristiano es locura para el mundo

En consecuencia, la alegría del cristiano por permanecer y ser salvos en el Señor es vista por el mundo como locura. Y es que, para el mundo, el gozo del Señor en nosotros es comparado con términos como «delirio» o «locura», bien lo escribe el apóstol Pablo en su carta a los cristianos en Corinto:

“Porque para los que se pierden, el mensaje de la cruz es locura; pero para nosotros que somos salvos, es poder de Dios.” (1 Corintios 1:18 – RVA-2015)

De manera que el gozo del Señor es un poder que el mundo no puede comprender. Las personas del mundo no pueden entender como el cristiano aun en medio de aflicciones, levanta sus manos para adorar al Señor su Dios y permanece en gozo.

Esto es porque las maquinaciones del diablo no pueden sacar al que permanece en Cristo del gozo del Señor. Porque sencillamente él no nos pude quitar lo que nuestro Padre Dios y Señor nos dio.

Cristo pago con su sangre nuestra salvación, este fue el precio con el que fuimos redimidos. Fuimos llamados por el Señor para vivir bajo la gracia y es por ello que nuestra tristeza fue convertida en gozo de una vez y para siempre.

Dicho esto, es importante señalar que la felicidad se basa en nuestras circunstancias, cualquiera que estas sean, mientras que El gozo del Señor se fundamenta en nuestra relación con Él. En este sentido podemos determinar una clara diferencia entre lo que es felicidad y lo que representa el gozo.

Y es que nuestras situaciones, circunstancias o nuestro entorno están en constante cambio diariamente. Más sin embargo “En Cristo” nuestra relación con el Señor no cambia, por tanto, la felicidad es temporal y el gozo permanece victorioso en nosotros en toda situación o momento.

el-gozo-del-señor-2

¿Qué significa el gozo del señor es nuestra fortaleza en la Biblia?

El gozo del señor es mi fortaleza, en un versículo bíblico, encontramos esta expresión cuando los levitas leían y explicaban al pueblo los mandamientos de la Ley de Dios. Ellos decían también que por este hecho no debían por tanto entristecerse:

Nehemías 8:10 (RVA-2015):

“Luego les dijo: —Vayan, coman ricos manjares, beban bebidas dulces y envíen porciones a los que no tienen nada preparado, porque este es un día santo para nuestro Señor. No se entristezcan porque el gozo del SEÑOR es su fortaleza.”

En este versículo la palabra fortaleza se refiere a que en el Señor somos fuertes sea cual sea la circunstancia o momento que se esté viviendo. El gozo prevalece, por lo que nos hace permanecer firmes y fortalecidos ante las adversidades.

El que contemos con Jesucristo como nuestro Salvador personal, es un gozo constante y un motivo para estar siempre alegres. De manera que la expresión el gozo del Señor es mi fortaleza, adquiere un significado desde el fortalecimiento del ser interior derivado de nuestra relación íntima con Cristo Jesús.

El apóstol Pablo nos invita como iglesia a estar gozosos siempre

En su carta a los filipenses el apóstol Pablo en el transcurso de todos sus capítulos; nos invita a estar en todo tiempo gozosos en el Señor y en la buena noticia de la salvación. En otras palabras, Pablo nos exhorta a vivir con alegría nuestra vida en Cristo Jesús:

Filipenses 4:4 (RVA-2015):

“¡Regocíjense en el Señor siempre! Otra vez lo digo: ¡Regocíjense!”

Pero, ¿Qué necesitamos como cristianos para tener gozo en nuestra vida? ¿Qué necesitamos para estar gozosos como Pablo, a pesar de las propias circunstancias?

Pablo en tal circunstancia, estando en una cárcel romana pudo sentirse infeliz o desventurado. Pero por el contrario en esta condición escribe la carta a los filipenses, en la cual habla continuamente del gozo del Señor y de lo gozoso que se sentía en Él.

Esto era porque el apóstol sabía muy bien moverse a través de sus propias circunstancias, por medio de saber lo que ya Dios había hecho en él. Porque todo aquel que decide consagrar su vida a Dios no se dejan guiar por sus circunstancias.

Sino que se dejan conducir por su relación íntima con Jesucristo. Porque saben que fueron selladas para siempre como hijos de Dios y nadie puede romper este sello de su Espíritu Santo.

Es necesario una relación íntima con Jesucristo

De manera que lo que necesitamos para sentirnos gozosos es mantener una relación íntima con Jesucristo. Esta íntima relación con el Señor es la que puede sostenernos en cualquier adversidad, problema o circunstancia.

Porque el gozo del Señor es Poder de Dios, es un sentimiento que viene de Él. Es además un sentimiento que no cambia, sin importar los desiertos que podamos estar enfrentando o atravesando.

Como cristianos somos conscientes que tenemos un gran contentamiento que es indescriptible.  Y por ello todo cristiano experimenta y dice: El gozo del Señor mi fortaleza es.

Esto era lo que experimentaba el apóstol Pablo estando en la cárcel y aun sabiendo su destino. El origen o la fuente de su gozo consistía en su relación íntima y personal con Cristo Jesús.

Y nosotros en Cristo hoy día tenemos ese mismo privilegio, el plan de Dios para su Iglesia no ha cambiado. El plan de Jesucristo es que a donde vamos, Él quiere estar en nosotros mediante el Espíritu Santo.

Pero así mismo, Jesucristo está en nosotros para estar a través de nosotros con otras personas también. Por eso Pablo se entregaba a sus semejantes y por ello su gozo era inquebrantable, continuamente se gozaba en el señor y lo alababa aun estando en la cárcel. Te recomendamos leer también:

(Visited 44 times, 2 visits today)

Deja un comentario