El cuerpo de Cristo: ¿Metáfora o verdad?

En diferentes libros de la Biblia encontramos que habla sobre el cuerpo de Cristo. Pero, ¿Sabes a que o a quien hacen referencia sobre ello, las Sagradas Escrituras? Entra en este artículo, y conócelo con nosotros.

el-cuerpo-de-cristo-2
El maravilloso y poderoso cuerpo de Cristo

¿Qué es el cuerpo de Cristo?

Cuando no se tiene aún el entendimiento de la palabra de Dios y se escucha sobre el cuerpo de Cristo, muy fácilmente se puede pensar, que se está haciendo referencia al cuerpo físico de Jesús mientras permaneció en la tierra.

No obstante, en el Nuevo Testamento de la Biblia con frecuencia, hace referencia sobre el cuerpo de Cristo en una forma metafórica de compararlo con la Iglesia. En el pasaje bíblico 1 Corintios 12:12-31, el apóstol Pablo brillantemente compara a la Iglesia con el diseño que Dios estableció para el cuerpo físico del hombre.

Esto en cuanto a que Dios creó al hombre en un cuerpo físico con múltiples miembros, que cumplen cada uno una labor, para que el cuerpo como un todo funcione a cabalidad. Así también debe funcionar la Iglesia, constituida por muchos miembros de forma individual para ejercer una labor, y unidos como un todo conformar el cuerpo de Cristo:

1 Corintios 12 (RVA 2015):

“Porque de la manera que el cuerpo es uno solo y tiene muchos miembros, y que todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, son un solo cuerpo, así también es Cristo.”

Dicho esto, entonces ¿Qué o quiénes son el cuerpo de Cristo?: Son todos los miembros unidos como uno solo, para conformar la Iglesia de Jesucristo. La cual se fue conformando desde su inicio a partir de Pentecostés, hasta estos tiempos.

Y ¿Quiénes son los miembros de la Iglesia? Son cada una de las personas que han aceptado el llamado de Dios para tener comunión con su Hijo Jesucristo. Estos son los que reconocen a Jesús como su Señor y único suficiente Salvador personal.

el-cuerpo-de-cristo-3

El cuerpo y la sangre de Cristo

La primera comparación de la Iglesia con el cuerpo de Cristo, la hizo el mismo Señor Jesús en la oportunidad de la última cena que tuvo con sus doce discípulos. La última cena fue un acto simbólico que el Señor llevo a cabo con sus discípulos, como un recordatorio, para todos aquellos que en un tiempo postrero reconocerían que Jesús derramó su sangre a favor de ellos.

Marcos 14:20 (RVA 2015):

Él les dijo: –Es uno de los doce, el que moja el pan conmigo en el plato. –

Marcos 14:22-24 (RVA 2015):

22 Mientras ellos comían, Jesús tomó pan y lo bendijo; lo partió, les dio y dijo: -Tomen; esto es mi cuerpo. 23 Tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio y bebieron todos de ella. 24 Y él les dijo: -Esto es mi sangre del pacto, la cual es derramada a favor de muchos.

Cuando reconocemos de forma personal que el sacrificio de Jesús en la cruz, fue por nosotros. Pasamos a participar de esta cena, comemos y bebemos de Cristo, es así como nos hacemos uno de sus discípulos y por ende un miembro de su cuerpo.

Características de la Iglesia que la hacen ser el Cuerpo de Cristo

Cada miembro de la iglesia como el cuerpo de Cristo desarrolla desde que inicia su camino con el Señor una serie de características. Todas estas características en los miembros de la Iglesia, los hacen ser una parte de Cristo, ellas están descritas en la Biblia y veremos algunas de ellas a continuación:

Crecen y se edifican en un mismo espíritu

Cada miembro de la iglesia se une a Cristo una vez que acepta su llamado y cree que fue salvo en Él. A partir de allí recibe el Espíritu del Señor, para caminar en obediencia a Él, creciendo y edificándose en la verdad y en el amor. De manera que todos los miembros crecen y se edifican en un mismo espíritu para ejercer una profesión común, el evangelio de Cristo:

Efesios 4:15-16 (DHH)

“15 Más bien, profesando la verdad en el amor, debemos crecer en todo hacia Cristo, que es la cabeza del cuerpo. 16 Y por Cristo el cuerpo entero se ajusta y se liga bien mediante la unión entre sí de todas sus partes; y cuando cada parte funciona bien, todo va creciendo y edificándose en amor.”

La cabeza de la Iglesia es Cristo

Dios designó como autoridad de la Iglesia a Jesucristo, colocando todo bajo su poder. Es por ello que Cristo representa el miembro superior de la iglesia, de la misma forma que la cabeza lo es para el cuerpo.

Efesios 1:22-23 (PDT):

22 Dios puso todo bajo sus pies y lo nombró como cabeza de todo para bien de la iglesia, 23 la cual es su cuerpo. Cristo, quien llena todo en todo momento, llena la iglesia con su presencia.

Tienen la mente de Cristo

El Espíritu Santo de Dios mora en cada miembro de la iglesia, por lo que tienen los mismos pensamientos de Cristo, dejándose guiar por Él.

Romanos 8:9 (PDT):

9 En ustedes no predomina la mentalidad humana sino la del Espíritu, porque el Espíritu de Dios vive en ustedes. El que no tiene el Espíritu de Cristo, no pertenece a Cristo.

Sus miembros cumplen funciones según los Dones del Espíritu

Dios capacita a los miembros de la Iglesia con diferentes dones provenientes de su Espíritu para servir a Cristo de diversas maneras. Según sea el talento dado o desarrollado por Dios en cada miembro para llevar a cabo su obra.

1 Corintios 12:28 (DHH):

Dios ha querido que en la iglesia haya, en primer lugar, apóstoles; en segundo lugar, profetas; en tercer lugar, maestros; luego personas que hacen milagros, y otras que curan enfermos, o que ayudan, o que dirigen, o que hablan en lenguas.

Otras características

Además de las anteriores, la iglesia como cuerpo de Cristo desarrolla otras características como las que se mencionan a continuación:

  • Sus miembros se interesan los unos por los otros: 1 Corintios 12:25.
  • La Iglesia le pertenece a Dios: Juan 10:28-30.
  • Sus miembros mueren y resucitan con Cristo a una nueva vida: Colosenses 2:12.
  • La Iglesia es coheredera junto con Cristo de todo lo que Dios le ha dado: Romanos 8:17
  • Es justificada ante Dios por medio de Cristo Jesús: Romanos 5:17

Te invitamos a ingresar en los siguientes enlaces para que continúes edificándote en fe:

(Visited 210 times, 2 visits today)

Deja un comentario