El Padre Nuestro, la oración de la que debemos aprender un poco más

¿Quienes no han escuchado hablar de el Padre Nuestro la oración y conoce la historia de la primera vez que se dijo? Pues en este artículo iremos un poco más allá de las palabras en esa tremenda plegaria, dejada a nuestra disposición por el Señor Jesucristo.

el padre nuestro la oracion

El Padre Nuestro la oración que puede cambiar nuestras vidas

Conocer qué es y cómo es la oración del Padre Nuestro, es tarea de todos los que nos llamamos cristianos o militemos en cualquier otra religión en donde el mensaje principal sea mostrar el sacrificio de Jesús en la cruz del Calvario para la Salvación de todos aquellos que lo acepten como Salvador personal.

¿Qué es la oración del Padre Nuestro?

La oración del Padre Nuestro en la biblia la podemos encontrar si nos adentramos en los evangelios de Lucas 11:2-4 y en el de Mateo 6:9-13; al 15; podemos observar este maravilloso modelo de oración que Jesús enseñó a sus discípulos, de manera detallada, pero antes de hacerlo dejó instrucciones específicas de cómo no deberían orar, si nos vamos un poco hacia atrás en los versos anteriores, Jesús les estaba hablando a ellos sobre lo que significaba realmente la religión, les habló de las ofrendas, del ayuno y finalmente de la oración.

Una de las cosas que más destaca Jesús a sus discípulos era la de no hacer estas cosas, solamente para ser observados por los demás, que si lo hacían por esas razones no recibirían recompensa de Su Padre.

Pero al hablar de la oración el les pide que no sean como los hipócritas, que les gustaba llamar la atención en el templo y en la calle orando para que otros los vieran, en cambio les recomendó que ellos se vayan a sus habitaciones y cerradas las puertas oraran al Padre, otra cosa que les sugirió fue las oraciones no fueran vanas repeticiones que no tuvieran sentido alguno y si Jesús estaba diciendo esto, era porque veía que muchos de los fariseos lo hacían y el quería romper con ese patrón religioso que había para la época. (Mateo 6:1-8)

En la Biblia puedes encontrar el Padre Nuestro

Conoce el verdadero significado de la oración del Padre Nuestro

Cuando Jesucristo les mostraba a sus discípulos estas verdades y todas las cosas que Él como maestro, Mesías y el Cristo, no quería que ellos siguieran como una regla, Él quería marcar una diferencia entre sus discípulos y la comunidad religiosa de la época y ellos se dieron cuenta de esto de manera inmediata.

Jesús les enseñó la manera correcta en que ellos deberían hacer estas prácticas cristianas (ayuno, oración y limosnas), por eso se tomó el tiempo para enseñarlos paso a paso, les mostró lo que o debía hacerse y cómo deberían transformar esas actividades para agradar al Padre.

La oración del Padre Nuestro, nos queda como un modelo de cómo todos debemos dirigirnos a  Dios y de cómo debemos conducirnos como cristianos.

Esta oración va mucho más allá de poder repetir sus palabras, sin hacer absolutamente nada de lo que allí se aconseja, hacer esto es sencillamente volver a los viejos rudimentos del pasado, de los cuales Jesús quería alejar a sus discípulos.

Es por eso que debemos entender el verdadero significado de esta oración, es por ello que nos tomaremos un tiempo valioso que vale la pena tomar para que aprendamos lo que Jesús quiso decirle y mostrarle a sus discípulos y es por eso que debemos conocer a fondo cual es el origen de la oración del Padre Nuestro.

Entérate cuales son las partes o la estructura de la oración del padre nuestro

Si observamos muy bien esta oración podemos determinar que consta de varias frases o partes importantes que al unirse forman una composición perfecta, pero veamos:

Lo primero que debemos notar es que es una oración bastante corta, pero en su contexto es bastante sustanciosa y encierra varias peticiones que podrían ser para cubrir cada una de las necesidades diarias que podemos tener.

Por medio de todas estas partes, podemos aprender a realmente orar a Dios de manera correcta y solicitando cada una de las necesidades que tenemos, mientras pedimos ser un poco más parecidos a Jesús en nuestro andar.

En este caso vamos a buscar la oración que se encuentra en el evangelio de Mateo capítulo 6, en ella podemos notar que hay 9 frases que hablan de temas categóricos que vamos a desglosar a continuación, para un mayor entendimiento en el estudio que tendremos:

 Padre nuestro que estás en los cielos

Al comienzo de esta oración leemos que tenemos un Padre en las cielos, es nuestro, no solo mío o tuyo, pero ¿cómo pasamos de ser criaturas de Dios a ser llamados sus hijos?

En la primera epístola de Juan se nos dice que: Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre se les dio la potestad de ser hechos hijos de Dios. Teniendo esta promesa en mente, podemos entonces, con toda confianza dirigirnos a Él como a nuestro Padre.

A Jesús nunca le molestó tener que compartir a su Padre con cada uno de nosotros a través de la redención en la cruz del calvario, podemos llamar a ese Dios Todopoderoso y Eterno, que antes nos era lejano y extraño, Padre Nuestro, Jesús nos acercó a Él y a su inmensurable amor, Él quería que entendiéramos que debíamos hablar con el como lo que era para nosotros un padre.

Es por eso que en cada oración que hagamos debemos tener en mente esto y comenzarla con el reconocimiento de que el es nuestro padre.

Santificado sea tu nombre

Cuando pedimos que el nombre de Dios sea Santificado, estamos solicitando que el mismo sea respetado, sea honrado y pueda ser adorado por todos los que nos están escuchando o a quienes le compartimos la oración.

¡¡¡Santificado sea Tu Nombre!!!

El objetivo de esto es honrar y dar a entender a todos que no debe de ninguna manera tomarlo como burla, hay que conocer que nuestro Padre es un Dios Santo, es por ello que al orar debemos siempre tener un tiempo de adoración a Dios, en donde manifestemos nuestro temor (respeto) a Él.

Venga a nosotros tu Reino

En esta parte de la oración estamos solicitando que venga a nosotros el Reino y eso lo logramos viviendo según la voluntad del Padre a través del Espíritu Santo que habita en cada uno de nosotros.

Es allí, bien dentro de nuestro ser que debe permanecer el reino de Dios, en nuestros corazones, para que seamos transformados, cuando habitamos en un reino, nos sujetamos a la autoridad total de ese Rey, es el el que gobierna nuestras vidas y así sujetos a Él.

Venga tu Reino

Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra

Debemos demostrar con nuestra conducta que somos sus súbditos, es por ello que al orar en esta parte, si no estamos siendo obedientes a las ordenanzas del Rey, oramos palabras vanas y sin sentidos, la única manera es que podamos vivir cada parte de esta oración y hacerlo con nuestro entendimiento y haciendo que cada una viva en cada átomo de nuestro ser.

Al orar no debemos olvidar que nuestra oración debe ir orientada a que se cumpla plenamente la voluntad de Dios en la tierra, de la misma manera que se hace en el cielo, no podemos pasar por encima de ella, ni siquiera pensar en ello.

Seguir a Jesús, significa, tomar la cruz de cada uno y seguirlo y para demostrar que somos verdaderos seguidores, debemos ser obediente a Su Palabra, la Biblia, pues allí se plasma de manera categórica su Voluntad para con nosotros.

Hágase Tu Voluntad en la tierra, como en el cielo

Jesús fue nuestro ejemplo en el monte de los Olivos, cuando oró a su Padre para que pasara de el ese fuerte proceso que estaba sintiendo, ese dolor y esa preocupación de saber que debía entregar su vida en un madero, con todas las implicaciones que esto tenía.

A pesar de querer ser librado, su última oración fue que se hiciera la voluntad de su Padre y no la suya, es a ese nivel de obediencia que todos nosotros debemos llegar en algún momento.

El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy

Cuando llegamos a esta parte, podemos notar que debemos pedir el pana «de cada día» y a veces nosotros pedimos el mercado de un mes.

En eso se evidencia lo que dijo Jesús cuando mencionó que cada día tenía su propio afán.

Aquí no solamente nos referimos a únicamente la comida, sino a cada una de aquellas necesidades que como humanos tenemos, algunas vitales y otras no lo son tanto, pero con cada una de ellas nos llegamos a afanar de tal manera que perdemos totalmente la paz en nuestros corazones, pensando en el alimento o en las cosas que deseamos o necesitamos.

Dios quiere que podamos confiar en cada una de las Palabras que nos dejó plasmadas en la Biblia, Él quiere que confiemos en Él en todo momento y ante cualquier circunstancia, no quiere de ninguna manera que vivamos afanados por las necesidades que tenemos, hay que entender que ya el las conoce cada una, así que solamente debemos confiar en que el las suplirá de acuerdo a su voluntad.

oración del Padre Nuestro
Danos el pan de cada día

Nuestro trabajo es buscar el reino de los cielos en todo momento y todas las demás cosas, serán dadas por añadidura.

Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores

Antes de comenzar a explicar esta parte necesito que vayamos a las sagradas Escrituras y busquemos este párrafo en Mateo 6:14-15, para que podamos entender con más precisión lo que nos menciona en esta parte:

“Porque si ustedes perdonan a los hombres sus ofensas, también el Padre Celestial les perdonará a ustedes. Pero si ustedes no perdonan a los demás, tampoco el Padre les perdonará a ustedes”

Como podemos ver, ya Jesús había enseñado a sus discípulos algo muy importante sobre el perdón y cuando les comienza a mostrar cómo se debe orar de la manera precisa, muestra esta parte que quizás no es an fácil de hacer, pero que es imprescindible hacer cuando estamos orando.

Aunque Dios está dispuesto en un 100% a perdonar cada una de nuestras faltas y pecados, Él nos pide a nosotros que actuemos de la misma forma, es preciso que entendamos que si nosotros no perdonamos a quienes nos ultrajan, ofenden o nos hacen daño, no podemos esperar que Dios nos conceda su perdón.

Es por eso que al llegar a esta parte debemos dejar nuestros rencores a un lado y comenzar a perdonar a todos los que nos hicieron daño durante el día, la semana, el mes o el año, de esta forma lograremos ser perdonados.

perdónanos, así como nosotros perdonamos

 Y no nos dejes caer en tentación

En nuestra debilidad en este mundo, debemos pedirle al Padre que nos pueda ayudar en todo momento a no caer en las diferentes tentaciones que puedan sobrevenir a nuestras vidas, sean de la índole que sean, cada uno de nosotros conoce las debilidades que debe cada día fortalecer, para eso, hay que acudir a Dios para que nos ayude a salir victoriosos de cada una de ellas.

No podemos olvidar que en nuestras propias fuerzas, jamás lograremos decir que no a cada tentación que tengamos, pues somos en una tercera parte cuerpo, y es ese cuerpo débil el que nos puede meter en una infinidad de problemas, si no fortalecemos nuestro espíritu mediante la oración y la intimidad con Dios.

Es solamente acudiendo a el que obtendremos una victoria en cada batalla que libremos con las tentaciones.

No olvides cada día pedir que te ayude a no caer en tentación.

No nos dejes caer en tenatción

Mas líbranos del mal

Esta parte no necesita mucha explicación, cada día debemos pedir a Dios que nos libre del mal, de las asechanzas del enemigo, de los planes de los malignos, porque estamos en este mundo lleno de maldad, es por eso que nuestras oraciones deben cada día solicitar que seamos guardados del mal, que los ángeles del cielo que están a nuestro favor, nos rodeen en todo omento y a nuestros familiares y amigos.

Recordemos que cuando Lucifer libró la batalla para dominar el cielo, Dios lo echó con la tercera parte de sus ángeles y son esos mismos ángeles caídos que andan por el mundo tomando a personas para que sean usadas para crear y manifestar el mal.

Los demonios están en la tierra para atacar y para dominar a los cristianos, es por ello que cada día de nuestras vidas, debemos poner nuestras vidas en manos de Dios y solicitar de manera consecutiva nuestra protección y la de los nuestros.

Andar sin esa protección nos hace presa fácil de nuestro adversario el diablo.

Líbranos del mal

Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.

Como podrás ver, debemos empezar y finalizar las oraciones dando toda la gloria y la honra a nuestro Dios, declarando que todas las cosas son de Él y para Él y al colocar la palabra amén, estamos expresando nuestra creencia de que así será todo lo que estamos pidiendo, que de alguna manera lo estaremos recibiendo.

¿Qué nos enseña la oración del padre nuestro?

Aprendemos de esta oración que no es solamente un montón de palabras dichas sin sentido, nos dice que debemos mencionar cada parte con el pleno entendimiento de lo que estamos diciendo, pues como vimos antes, Jesús no le agrada que andemos repitiendo vanas repeticiones, Él quiere que cuando oremos unamos nuestra mente y nuestro espíritu  a la convicción de hacer las cosas de acuerdo a la voluntad del Padre, hay que cumplir cada uno de stos parámetros que encontramos aquí y aunque esta parte que te voy a mencionar no aparece en el Padre Nuestro, el Señor nos enseñó también que o que hagamos lo hagamos en su nombre, ya que Él y solamente Él, es el puente que nos permite acercarnos al Padre.

COLOSENSES 3:17
Y todo lo que hacéis, de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por medio de El a Dios el Padre.

Te dejo este vídeo en donde te encontrarás con un chico que ora el Padre Nuestro y de repente escucha que el Padre le responde, ¿Qué harías tú si esto te ocurriera?

El verdadero Padre Nuestro

No hay una explicación de la oración del Padre Nuestro, es sencillamente un modelo que nos fue entregado para que siguiéramos cada una de sus sugerencias al momento de orar al Padre Nuestro.

Debemos luego de leer este artículo, tratar de tener una reflexión sobre la oración del padre nuestro y cuando la hagamos recodemos que debemos cumplir cada uno de los pasos que se encuentran en la misma como guía para realizar la nuestra.

Dios en su infinita misericordia nos da la oportunidad de poder aprender cada día, así como Jesús enseñó a sus discípulos la manera correcta de orar, nosotros de igual manera debemos aprenderla.

No busquemos más excusas ¡Vamos! A orar el Padre Nuestro!

Dios los bendiga

(Visited 1.224 times, 1 visits today)

Deja un comentario