Vino de crianza: Conozca qué es y cómo se clasifica

Solo ciertos tipos son considerados vino de crianza, y son aquellos que maduran durante un tiempo predeterminado. Conoce aquí ¿qué es un vino de crianza?, sus características y diferencias.

vino-de-crianza-02

índice de Contenido

¿Qué es un vino de Crianza y sus características?

Tradicionalmente en la crianza, el vino se mantiene en barricas o toneles de madera de roble, además de complementarse con el tiempo de reposo en la botella; por lo tanto la crianza de los vinos se basa en la suma del tiempo en las barricas más el tiempo en la botella, no solo el tiempo en las barricas como se cree. En la mayoría de casos se crían los vinos con la cantidad suficiente de taninos, acidez, cuerpo, extracto seco, grado alcohólico y poca tendencia a oxidarse.

Es decir:
LA CRIANZA= AL TIEMPO EN BARRICAS + EL TIEMPO EN BOTELLAS

La forma más utilizada para depositar el vino cuando se cría, y es en las barricas, la forma que más usan es la barrica bordelesa con capacidad de hasta 225 litros. La crianza no es exclusiva de los vinos tintos ya que algunos vinos blancos se añejan en recipientes de madera.

Entonces cuando se elaboran las variedades Chardonnay, verdejo o macabeo, dichos vinos blancos con crianzas al no someterse a la maceración, no contiene tantos taninos como el vino tinto se ve más afectados por la oxidación, y por lo tanto prefieren fermentar en las barricas.

Pero si hablamos de los vinos espumosos y generosos, son sometidos a un tipo especial de crianza denominada crianza biológica, esto por que participan microorganismos, es decir levadura, ya que su calidad se basa en la crianza en la botella.

Además los vinos espumosos deben todas sus características a su peculiar proceso de doble fermentación, o la tradicional en soleras y criaderos de los generosos.

Te recomendamos  observar el siguiente video donde puedes detallar las principales características de los vinos de crianza para que profundices en el tema:

Si te ha parecido interesante este artículo el vino de crianza, te recomendamos leer este otro post super interesante sobre: Los tipos de vinos, conócelos y aprende a distinguir entre Tintos, blancos, rosados, espumosos y más, ingresando en el enlace antes expuesto.

¿Cuáles son las fases de la crianza de vino?

Si hablamos de la crianza de los vinos, se destaca dos fases primordiales: la crianza en madera o la fase oxidativa y la crianza en botellas o la fase reductora.

LA CRIANZA= FASE OXIDATIVA + FASE REDUCTORA

Dependiendo del tiempo que pasen estando en las fases se puede clasificar como jóvenes y con crianza.
Los vinos jóvenes son “del año” lo cual quiere decir que han sido embotellados el mismo o como mucho al año que continúa con su venta, conservando las características frescas de la uva. Son sometidos a muy poco tiempo de crianza y casi todo en la botella.

Los vinos con crianza, permanecen meses e incluso años añejándose en las bodegas antes de venderse y pasan todo este tiempo mayormente en barricas. Dependiendo de cada país o región surgen terminologías propias para llamar a este tipo de vino (“barrica”, “crianza”, “reserva”, “gran reserva”, “viejo”, “noble”…) según las normativas propias cada región.

Fase oxidativa

En esta fase, se realiza en barricas de madera de roble, el vino es sometido a suaves pero prolongadas corrientes oxigenantes gracias al aire que ingresa en la barrica.  Cuando el aire entra en contacto con el vino ocasiona una serie de reacciones químicas que provoca cambios en el color y el sabor del vino, como la aniquilación de los antocianos que son los responsables del color inicial del vino haciendo que se pase de un color rojo violáceo en los vino tintos jóvenes a un rojo teja en los añejados.

Además de la condensación de los taninos y antocianos, que produce una suavidad mayor al paladar, desde la dura astringencia a una textura aterciopelada y suave. También la madera le otorga una serie de sustancias químicas al vino como taninos y aldeidos que intervienen en el sabor del vino.

Es por esto que en esta fase, el aroma del vino joven que proviene de las uvas conocido como aromas primarios poco a poco desaparecen para que aparezcan los aromas secundarios se vayan desarrollando, los cuales son por ejemplo el olor a vainilla, madera, tostados, pan entre otros, que se encuentran mayormente en los vinos tintos con mayor crianza.

Aunque las barricas son trasegadas, es decir que se cambia el vino de una barrica a otra, durante todo el año para ser limpiadas y eliminar los residuos que se generan, lo cual quiere decir que mientras más se trasiegue se da un mayor aporte de las sustancias que producen el aroma al vino. Mientras se mantiene en la fase oxidativa ocurre una reducción de agua y de alcohol de un aproximado de un 10% por cada 2 años de añejamiento.

Es por eso mismo que la idea de que mientras más tiempo pase en las barricas sabrá mejor el vino ¡Es un mito! Al contrario en tiempo excesivo en barricas es capaz de estropear. Hasta el mejor vino pierde su color, y obtendrá aromas excesivos y taninos originarios de la madera y claro eventualmente se empezaría a oxidar y se transformaría en un excelente vinagre excepto ciertos tipos de clases especiales de vino.

Estos vinos especiales por reglas generales en la mayoría de las fábricas y en circunstancias correctas no deben mantenerse durante más de 2 años en las barricas. Antiguamente las barricas solo eran unos toneles que originalmente no tenían una finalidad distinta que transportar y almacenar fácilmente el vino, por eso se descubrieron las características que le aporta la madera al vino.

Las barricas en su mayoría son fabricadas con madera de roble, pero también se puede utilizar el roble francés que hace que el vino sea más suave y elegante o el roble americano que nos proporciona un vino con menos taninos pero mayor variedad aromática.  La elección dependerá del vino deseado y del coste ya que las barricas de roble francés son más caras que las barricas de roble americano.

Aunque también se suelen emplear otros tipos de maderas como son el castaño, el cerezo hasta incluso con madera de vino cada un contribuyendo con el sabor del vino, mayormente usadas regional y tradicionalmente.

Fase reductora

Correspondiendo a la crianza en la botella. Diferenciándose de la fase en las barricas es realizada sin oxígeno presente, ya que una vez que se ha sellado la botella con un corcho impide que el aire entre y para conservar el corcho en buen estado.

Esta crianza se realiza en posición horizontal para mantener el corcho húmedo y por lo tanto manteniendo su elasticidad impidiendo que se agriete y puedan entrar aire y las micro bacterias que puedan estropear el vino;
durante esta fase de la crianza los vinos van cambiando sus colores. Los vinos tintos suelen cambiar a tonos tejas gracias a la reducción de antocianos (que son pigmentos rojos y azules) y al crecimiento de flavonas (los pigmentos amarillos).

Pero en el caso de los vinos blancos como no contienen antocianos, el aumento de las flavonas le otorga colores amarillos muy intensos aunque en algunos casos llegando a los colores ámbar. Los olores que vienen de la crianza en las barricas (es decir los olores secundarios) se van disminuyendo, para dar paso a los olores terciarios dándole al vino el característico buqué en el punto exacto de añejamiento.

La reducción de los taninos en la fase oxidativa y luego la fase reductiva se disminuye la astringencia propia del vino joven otorgándole mayor suavidad y finura en el paladar.

Clasificación de los vinos según cada lugar

Lo principal que tienes que saber es, que en cada país o región se distinguen distinto un ejemplo en América del Sur, en países como Chile y Argentina, en Sudáfrica; Nueva Zelanda o Australia en la mayoría de las veces los vinos son divididos por el tipo de uva, con el cual fueron hechos.

Por eso típicamente se puede encontrar el Carmenere Chileno, el Pinot Noir de Nueva Zelanda, el Shiraz de Australia, la Malbec de Argentina o el Sauvighon Blancen de todos los países del nuevo mundo.

Uno de los casos más curiosos, es el de Francia, ahí se clasifican según la calidad de sus suelos donde se asientan los viñedos. Borgoña es unos de los casos más extremos, pero también es importante resaltar que Burdeos es quien tiene la historia más original.

Cabe destacar que la división del suelo de un territorio es algo muy complejo y por eso cada mini región dentro del territorio de la AOC Burdeos tiene su clasificación propia;  una de las más famosas, es la que se hizo a petición de Napoleón III en 1855 la cual se sigue usando actualmente. Principalmente estaba enfocada en Médoc, y esto mismo provocó que otras regiones y pueblos desarrollaron clasificaciones propias; con respecto a la clasificación de Napoleón III sería de esta manera:

  • LosPremiereCru que corresponde a los mejores suelos del lugar.
  • Siguiéndoles después Los DeuxiemesCru.
  • Luego Los TroisiemesCru.
  • Los QuatriemeCru.
  • Y finalmente CinquiemeCru.

Actualmente solo 61 bodegas están calificadas como Cru, siendo la única que puede llamar a sus vinos “Grand Cru”. En otras zonas como serian Saint Emilion o Sautenes han ido creando sus propias clasificaciones, para distinguir y calificar los vinos.

Por ejemplo en Saint Emilion se desarrolló una clasificación en 1955 que todavía está vigente, y estando por encima de la lista original de napoleón III del 1855, la cual además se van actualizando aproximadamente cada 10 años y cada actualización basándose en las nuevas comprobaciones de calidad del tiempo en la cual se hace la actualización.

En cada actualización realizada los vinos pueden subir o bajar en la clasificación, hasta pueden ser excluidos o añadirse sin haberse clasificado anteriormente.

Aunque en España, el vino se clasifica según por el tiempo de crianza y añejamiento o lo que vendría siendo lo mismo el tiempo en barricas y botellas antes de venderse y se podría decir que se clasifican de la siguiente manera: Vino Joven, Vino Crianza, Vino Reserva y Vino Gran Reserva. El tiempo de añejamiento y crianza es determinado por cada empresa individualmente.

¿Cuáles son las diferencias entre un vino joven, vino de crianza, reserva y gran reserva?

Esta es una de las intrigas de la mayoría de los usuarios que visitan las bodegas, es cual es diferencia de los vino reserva, un crianza y un roble. Se puede decir que se entiende que el primero, el vino reserva se trata de un vino mayor y por lo tanto más caro, además también dichas clasificaciones se basan en el tiempo de elaboración y añejamiento del vino.

¿Qué diferencia a un vino joven?

En esta categoría te hablaré sobre vinos jóvenes con menor crianza como te decía, cada lugar establece los plazos de crianza y añejamiento pero generalmente el vino roble pasa de entre 3 y 6 meses añejando en las barricas. Sumando las cualidades características propias del vino joven (las cuales son consumidas dentro del primer año).

¿Qué diferencia a un vino crianza?

Los vinos con crianza, son los que poseen un añejamiento de por lo menos 24 meses o 2 años y de estos debe pasar de 6 y 12 meses en barricas y el resto de la crianza se hace en la botella que se debe mantener horizontalmente para evitar que el corcho se agriete y puedan entrar microorganismos.

¿Qué diferencia a un vino reserva?

El proceso de añejamiento de los vinos reserva tiene que ser mínimo de 3 años para los vinos tintos y para los vinos blanco o rosados se sitúa de 18 a 24 meses en las mismas condiciones descritas anteriormente para los crianza.

¿Qué diferencia a un vino gran reserva?

Son la categoría de más alto nivel del vino, y los mismos con los periodos de envejecimiento más extensos, los cuales pueden alcanzar hasta cinco años (60 meses). De esta categoría en algunas regiones españolas, deben durar al menos 18 meses en barrica y el resto en botella.

Acompaña una copa de vino en una excelente comida y que además sea fácil de preparar así como: Arroz con calamares, ingresa en el enlace antes expuesto  lee detenidamente y aprende cómo prepararlo en pocos pasos.

crianza-de-vino-3

Deja un comentario